Lluvia y marihuana, amigos y enemigos

Con lluvia y marihuana, amigos y enemigos, he querido dejar claro desde el principio que tanto puede ser beneficiosa el agua de lluvia como destructiva sino nos protegemos de ella o nos coge con la cosecha avanzada.

Primero hay que diferenciar si el cultivo va a ser en macetas o directamente en el suelo, aunque en ambos caso deberíamos añadir complementos para facilitar el drenaje y la aireación del sustrato, si es cierto que hay algunos puntos importantes a tener en cuenta.

Preparar el terreno o tiestos

Lo principal para combatir los suelos encharcados es la prevención, ¿como podemos prevenirlo?, preparando un buen sustrato, aumentando su composición con componentes que ayuden al drenaje del agua y que ayude a la circulación de aire, de esta manera favoreceremos la vida microbiana y las raíces de nuestras plantas podrán trabajar mejor absorbiendo los nutrientes.

Esta ayuda que proporcionamos a los hongos y bacterias tan beneficiosas para las plantas también nos protege frente a posibles plagas y enfermedades, hay que recordar que una planta con las raíces sanas es una planta feliz.

Bacterias como la Trichoderma Harzianum, perteneciente a la familia de las micorrizas que ayuda de manera muy eficiente a la descomposición de la matería orgánica para que sea más fácil la asimilación de esta por parte de la planta, hay que recordar que debemos dejar reposar el agua de riego para evaporar el cloro, ya que su propósito es eliminar las bacterias y hongos, por eso y más el agua de lluvia es perfecta para los riegos.

Unos ejemplos para la preparación de los suelos podéis verlos aquí debajo, pero teniendo en cuenta que si vivís en zonas lluviosas habría que aumentar un 10% más o menos los componentes que favorezcan la aireación y el drenaje.

ETAPA VEGETATIVA

TIPO A light

  • Tierra el 60%
  • Humus de lombriz el 10%
  • Arlita o perlita el 10%
  • Coco o turba el 15%
  • Cal o ceniza el 5%

TIPO B completa

  • Tierra el 50%
  • Humus de lombriz el 15%
  • Arlita o perlita el 15%
  • Coco o turba el 15%
  • Cal o ceniza el 5%

ETAPA DE FLORACIÓN

TIPO A light

  • Tierra el 50%
  • Humus de lombriz el 5%
  • Cal o ceniza el 5%
  • Arlita o perlita el 15%
  • Coco o turba el 15%
  • Guano de murciélago el 10%

TIPO B completa

  • Tierra el 50%
  • Humus de lombriz el 10%
  • Cal o ceniza el 5%
  • Arlita o perlita el 10%
  • Coco o turba el 10%
  • Guano de murciélago el 15%

MIXTA autos o variedades de floración rápida

  • Tierra el 50%
  • Humus de lombriz el 10%
  • Guano de murciélago el 10%
  • Arlita o perlita el 15%
  • Coco o turba el 15%

Siempre que puedas …..

Es interesante añadir aditivos como microrrizas, neem en polvo, enraizadores, etc…

Con mucha lluvia ….

Si utilizamos tiestos, un buen consejo sería aumentar el número de agujeros de los contenedores por la parte baja para ayudar a que pueda evacuar más rápidamente, incluso hacer orificios en los laterales pare que facilite la circulación de aire.

Prevenir con lluvia y marihuana

Como ya hemos dicho mas vale prevenir que curar y por eso cuando se junta lluvia y marihuana, puede ocurrir que la fuerza del viento o la cantidad de agua, perjudique seriamente nuestra planta.

Hay que mencionar que no son las mismas consecuencias un temporal en vegetativo, principios de flora o floración avanzada, por eso vamos a dar una serie de consejos que esperamos os sean de gran ayuda.

Siempre que cultivemos bajo las inclemencias del tiempo deberemos colocar tutores y guías, de esta forma podremos minimizar los efectos del aire y evitar roturas, o ayudaremos a que las ramas soporten el peso extra que produce la acumulación de agua.

Dependiendo la cantidad de agua que caiga, vigilaremos que no se cree una balsa en nuestro cultivo, y es mejor crear alrededor del tallo un manto de manera que tengamos una capa artificial con piedras, y cubierta en caso de lluvia fuerte con un plástico u otro material translucido para evitar encharcamientos en la zona del pie de la planta.

Ante el granizo o gota gorda [y de paso porque no… nuestros amigos los pájaros], lo ideal sería cubrir la planta por completo con un material que amortigüe el impacto de las piedras en la mayor medida, utilizando un esqueleto metálico o una estructura firme que aguante su propósito, pues puedes pasar de tener una preciosa mata de marihuana a un tronco pelado y sin ramas.

Si nuestra planta está en floración

Si tenemos la planta en floración, el mejor consejo que hay sería cubrir las flores para impedir que lluvia y marihuana coincidan y provoquen algún tipo de hongo creado por la humedad, como podría ser el caso de la Botrytis y sus desastrosas consecuencias.

En el caso de que no podamos evitar el contacto entre el agua de lluvia y los cogollos, miraremos de sacudir la planta con cuidado de manera que deshagamos las bolsas de agua que se retienen en el interior de las flores, también evitaremos que el peso de las flores más el aumento por el agua pueda partir las ramas.

Después de una lluvia intensa, el agua tiende a arrastrar los nutrientes hacia el fondo, pudiendo en algunos casos producir el efecto de un lavado de raíces, por lo que depende la intensidad de la lluvia tendremos que volver a abonar para que no afecte al desarrollo de las flores.

Otra cosa importante que haremos para que seque antes la tierra será remover la capa exterior de sustrato, para que consigamos una mejor aireación.

Beneficios del agua de lluvia

El agua de lluvia también nos trae multitud de beneficios a nuestras plantas, enriqueciendo el suelo y oxigenándolo, pero también a la marihuana le encanta que en sus riegos se utilice este tipo de agua.

Muchos cultivadores cuentan que sus cosechas han sido mejores y de mayor rendimiento en épocas donde han tenido que utilizar poca agua corriente para los riegos de sus plantas y más bien han sido regadas por la lluvia.

La explicación a esto la encontramos en la composición del agua, esta es ligera y rica en oxígeno que como ya dijimos favorece el desarrollo del suelo y por lo tanto del sistema radicular.

La lluvia también arrastra consigo, entre otras cosas, las sales oceánicas que flotan en la atmósfera, y en definitiva la composición mineral que hay en el ambiente.

Además es perfecta para la disolución de nutrientes, lo que la convierte en el agua ideal a la hora de administrarle los abonos y suplementos.

Antes de cosechar ….

Para evitar problemas posteriores con la humedad, recomendamos no cosechar después de haber llovido, y esperar un poco a que las flores vayan menos cargadas de agua